XXIV Fiesta de las Colectividades

19, 20 y 21 de Agosto
Estación Belgrano
 
 
 

Las Colectividades de la Ciudad de Santa Fe - Italia
Italia

COORDINADORA DE ENTIDADES ITALIANAS DE SANTA FE

 

Asociación Mutual y Cultural Unión Benevolencia Dante Alighieri
 
Sede : 25 de Mayo 2560 – Santa Fe
Tel: 0342 4556417
Mail: uybda@arnet.com.ar
          uybdacd@arnet.com.ar
Página web:  www.uybdantealighierisf.org.ar
 
Asociación Argentina Figli di Lioni
 
Sede: Alvear 6379
Tel./ fax:  0342-4692876
Mail:    figlidilioni@yahoo.com.ar
 
Asociación   Emilia Romagna
 
Sede: Hipólito Irigoyen 2451 – Santa Fe
Tel:  0342 156 989195-Fax: 0342 4752540
Mail: ersantafe@ciudad.com.ar
          ersantafe@fibertel.com.ar
 
Asociación   Familia Siciliana
 
Sede: H. Irigoyen 2451  - Santa Fe
Tel:  0342 4811654
Mail:  familiasicilianasantafe@yahoo.com.ar
 
Asociación   Fratelli Calabresi all’ Estero
 
Sede: H. Irigoyen 2451 – Santa Fe
Tel: 0342  4522290
Mail: asocfratellicalabresi@gmail.com
 
Asociación Italiana Basilicata
 
Sede: Larguía N° 8454
Tel: 0342 4898190
E mail: roquemona@hotmail.com
 
Asociación Ítalo Argentina de Ayuda Mutua
 
Sede: San Jerónimo 2665,
Tel:  0342 4527472
Mail: italoroma@arnet.com.ar
 
Asociación   Ligure Santa Fe de la Vera Cruz
 
Sede:  Hipólito Irigoyen 2451 – Santa Fe
Tel: 0342 4525629 (únicamente de 13 a 16 horas ó 0342 154 444 800 (las 24 horas)
Email: liguresantafe@gmail.com
 
Asociación   Lombarda de Santa Fe – Argentina
 
Sede:  San Jerónimo 2661 - Planta Baja  - Santa Fe
Mail:  lombardosensantafe@yahoo.com.ar
 
Asociación   Marchigiana Santa Fe
 
Sede: H Irigoyen 2451 - Santa Fe
Mail: asmarchesantafe@cpn.org.ar
Sitio web: www.marchesantafe.com.ar
 
Centro Abruzzese Santa Fe
  
Sede:  J. M. Zuviria  3072 - Santa Fe 
E-mail:  centroabruzzesesafe@yahoo.com.ar
               a_mgenovesi@hotmail.com

 Centro Friulano

  Sede:   S. del Carril 2394 - Santa Fe
Tel: 3424600785
Mail: friulanosantafe@hotmail.com
 
Centro Lazziale Santa Fe
 
Mail: pascualpimpinella@arnet.com.ar
          recmedsfe@justiciasantafe.gov.ar
 
Centro Piamontés
 
Sede: 3 de Febrero 3253 - Santa Fe
Tel./fax:  0342 4598632
Mail: cpsantafe@gmail.com
 
Centro Lazziale Santa Fe
 
Mail: pascualpimpinella@arnet.com.ar
          recmedsfe@justiciasantafe.gov.ar
 
Círculo Italiano
 
Sede: H. Irigoyen 2451 - Santa Fe
Tel: 0342 4569906
Mail: citalianosf@gmail.com
 
Círculo Véneto
 
Sede: San Jeronimo 7051 - Santa Fe
Tel: 0342 4604822
Mail: circuloveneto@yahoo.com.ar
          juventud_veneta_santafe@yahoo.com.ar
 
 Historia de la Inmigración Italiana en Santa Fe
 
   El siglo XIX encontró a los argentinos en un suelo fuerte y generoso para que germinó en El la semilla de la libertad criolla. Decisión, garra y patriotismo altruista e incólume determinaron que ya era la hora justa para declararse libres de España y de cualquier otra dominación extranjera. Pero aún por largo tiempo debió sobrellevar años de luchas internas y de desordenamientos políticos hasta llegar a la pacificación nacional. Sobre la necesidad de una unión federal, se dictó la Constitución Nacional de 1853 Bajo la base del precepto alberdiano" gobernar es poblar ", se buscó incrementar el interés de los extranjeros para venir a nuestro país y colaborar en su progreso social y económico. Las estadísticas numeran millones de generosos brazos que, sumergidos en el trabajo, construyeron ciudades e hicieron prosperar los campos desiertos transformándolos en importantes industrias agrícolas.
   Con el objeto de colonizar, se dispuso otorgar a cada colono campos de 100 has., las subdivisiones proyectadas estuvieron a cargo de compañías concesionarias y el estado adelantó los recursos necesarios para su explotación, incluyendo algunos lotes gratuitos.      En 1853, mediante un plan nacional se firmó contrato entre el gobierno de Urquiza y la empresa colonizadora de Don Aarón Castellanos. Es así que, con la finalidad de incrementar la inmigración, el 24 de marzo de 1854 arriban a bordo del vapor Asunción, al puerto de Rosario, los primeros extranjeros, con su fe puesta en esta nueva campaña y el asombro dibujado en esos rostros curtidos por la desesperación dejada atrás y marcando así el éxito de las empresas colonizadoras.
      El Director de la Agencia de Emigraciones, representante de Don Aarón Castellanos, en marzo de 1855 distribuía un folleto titulado “ Colonización de la provincia de Santa Fe ”, a través del cual se les informaba a los colonos las fechas de embarque con destino a Santa Fe  en buques y veleros nuevos, y el importe que se les adelantaría para  los gastos del viaje así como la cantidad de alimentos que les suministrarían durante la travesía y que serían entregados a las personas mayores y a niños menores de 10 años. Así floreció la primera colonia agrícola llamada Esperanza y fue este el comienzo de una larga sucesión de poblaciones nuevas.
  En el siglo XIX, el territorio  se caracterizaba por llanuras extensas y poco cultivadas. Existían escasos centros poblados y sufrían, en principio, el asedio de los indios por la frontera norte y el avance de los indeseables provenientes de la vecina provincia de Córdoba, acechando permanentemente.
  Los distintos gobiernos provinciales se preocuparon por ello, pero durante el mandato de Don Domingo Crespo se  inició la ruta de la colonización. Con la fundación de las primeras colonias
del país, la mayoría de ellas entre 1856 y 1890, la provincia se transformó en el emporio del cereal" y pionera en el área de la investigación. Por decreto del 18.7.1857 se creó la Comisión de Inmigración, con la finalidad de darle solución a los inconvenientes que surgieran del traslado y alojamiento de los inmigrantes.
     San Carlos fue la segunda colonia fundada en Santa Fe por la empresa colonizadora de los señores Beck y Herzog, en 1859, con familias italianas provenientes en su mayoría de Piemonte y Lombardía, quienes compraron la tierra con la condición de establecer 200 familias. En 1872, San Carlos tenía 1.024 italianos y este número fue aumentando de año en año.
 
 Entre otras colonias que le seguían en importancia, encontramos a San Jerónimo, fundada en 1858 por Don Ricardo Foster, quien poseía gran extensión de tierra entre Esperanza y San Carlos, ocupándola aquellos colonos que desertaban de las localidades vecinas. En 1870, Mauricio Franck fundó la colonia del mismo nombre, en un terreno de 3 leguas que poseía próximo a Santa Fe, subdividiéndolas en lotes de 33 hectáreas vendidas en $500. Otra en importancia en cuanto a la cantidad de pobladores, fueron Santa María Norte , Candelaria, Pilar, Presidente Roca, Colonia Aldao, Fidela, Gálvez, etc., con más cantidad de italianos que, aunque no aportaron capitales, convirtieron en activa una importante porción de la pasiva riqueza argentina
   Don Nicacio Oroño, gobernador de Santa Fe entre 1865 y 1868, desarrolló importantes acciones en beneficio de la inmigración y colonización, con un excelente grupo de colaboradores.  En 1872, el inspector nacional de las colonias agrícolas, Don Guillermo Wilcken, suministró a la Comisión Central de Inmigración, un informe según el cual, en la provincia de Santa Fe existían en el mismo año,   31 colonias con una población de 13.737 habitantes, siendo la más poblada la de Bernstrandt fundada en 1870 a unos 25 km. de Rosario, la que al poco tiempo tenía ya 2000 habitantes, seguida en importancia por San Carlos con 1992 habitantes y luego Esperanza.
    El 19 de octubre de 1876, se creó el Departamento General de Inmigración y la Oficina de Tierras y Colonias, ambas dependientes del Ministerio del Interior, encargadas del poblamiento y desarrollo de las tierras, durante la presidencia de Sarmiento, y la Ley Nacional de Inmigración y Colonización. De esta manera se le dio mayor importancia al marco legal.
     E informaba Bialet Massé entre otras cosas, "en el sur y centro de la provincia de Santa Fe la agricultura a invadido cada cosa, y la exuberancia de ella es tanta que ha invadido su vecina provincia de Córdoba por centenas de leguas; aquello no puede llamarse poder, son leguas y leguas de poderes que ni siquiera al paso veloz de la locomotora, se recorren en un día  y una noche. Ella es, de cada cosa la segunda población de la República,   numerosísimos centros urbanos, ciudades en formación, barrios de colonos casi desolados y viejos tugurios de la antigua factoría lejana de cada centro, recordando el pasado próximo de Santa Fe desierta, con la factoría pobre y esparcida en su extenso territorio, con sola riqueza y único elemento de vida...".
   Las malas cosechas a causa de las sequías o de las lluvias abundantes solían ser un escollo para un  avance rápido y próspero y, si bien los primeros años ocuparon viviendas precarias establecidas por el gobierno provincial, poco tiempo después los colonos edificaron sus propias viviendas sin intervención oficial, alambraron sus terrenos, arbolaron y multiplicaron sus ganados y cosechas. Cada concesión debía estar ocupada por cinco personas mayores, unidas o no por lazos familiares, considerándose adultos a partir de los 10 años de edad.  Además de las labores agrarias, algunos implementaron pequeñas industrias relacionas con su actividad.
   En el segundo período de gobierno de Simón de Iriondo, el 12 de abril de 1878, tuvo lugar la primera exportación de cereales, desde el puerto de Rosario, saliendo 6 veleros de ultramar con 4.500 toneladas de trigo procedentes de la colonia Candelaria
  A fines de 1800 y principios de  1900, los progresos de la República Argentina superaban los cálculos mas optimistas y la masa de inmigrantes acrecentaba sus bienes ya que el país dependía en gran parte de la mano de obra de las corrientes inmigratorias, cuya población ganaba salarios que le alcanzaban para cubrir las necesidades de la vida y acrecentar sus ahorros, así lo demostraron "  las grandes y pequeñas fortunas hechas tanto por italianos que residen allí, como por los que regresaron a su país...", de acuerdo con lo informado en 1890 por la Sociedad Geográfica Italiana.
  Santa Fe despuntaba al siglo XX en una situación de privilegio social, económico y cultural y era considerada “granero de la República“. El gobierno de Doctor Rodolfo Freyre Realizó obras importantísimas, tales como las fundaciones de las Sociedades Rurales de Santa Fe y Rosario y el puerto de ultramar en la capital provincial, entre otras cosas. Pero en 1902, la pérdida de la cosecha significó una gran disminución de las recaudaciones por lo que, dando eficaz cumplimiento a la ley provincial de ayuda 1122 y con una administración honrada y enérgica, la provincia recuperó el crédito y aumentó la cotización de sus títulos. Se inició un período de grandes cambios.            
   La inmigración entre 1915 y 1917 fue negativa, los italianos ya radicados en estas tierras retornaron a su Patria para cumplir con las obligaciones cívicas, enrolándose nuevamente en el ejercito italiano. Pero ya en el período de posguerra se reinició la corriente migratoria italiana. Varios fueron los gobernadores y políticos santafesinos, descendientes de inmigrantes que velaron por la provincia y por los intereses de aquellos que la engrandecieron.
Durante la crisis del 30 la provincia no fue ajena a sus repercusiones y la situación económico-financiera impactó fuertemente en la agricultura y la ganadería, a lo que la fuerza de los italianos que la poblaban, mancomunados con los naturales del lugar, supieron hacer frente.
Entre 1920 y 1930, en el grupo de los italianos se destaca una mayoría masculina pero ya en la década del 30 se originaron los reagrupamientos con la llegada de esposas e hijos y el retorno de aquellos que lo hacían acompañados de sus flamantes esposas. La población rural comenzó a desplazarse hacia los centros urbanos, fundamentalmente desde el sur y centro hasta el oeste y norte.